Contador de visitas

viernes, 7 de octubre de 2016

CANCIONES CARLISTAS CHILENAS


VIGÉSIMA PRIMERA Y ÚLTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. REFORMA CONSTITUCIONAL.

Reforma constitucional

Las propuestas que se esbozan brevemente en este programa político son la aplicación práctica del Ideario carlista en el momento actual. Pero no quedarían completas sin una amplia reforma constitucional que adecuara el marco jurídico chileno a su ser tradicional histórico, el que resume el lema Dios, Patria-Fueros y Rey.

En el capítulo dedicado a la Economía, hemos mencionado repetidamente la necesidad de unas leyes morales  que regulen la actuación del Estado y de los actores económicos.

No hay sistema que funcione correctamente si quienes lo gobiernan se apartan de las normas de la moral. Durante los últimos años, la acción de los gobiernos liberales y socialistas se ha encaminado a borrar de la vida pública todo lo que signifique Religión Católica. El resultado ha sido una corrupción general: promiscuidad sexual, familias rotas, drogadicción, enriquecimientos ilícitos, etc.

Por tanto la reforma constitucional debe ir encaminada a:

Declarar la confesionalidad católica del Estado, único medio de evitar la tiranía de los gobiernos, garantizando el sometimiento de la autoridad y la legislación a las normas inmutables del derecho natural.

Distinguir entre soberanía política (el rey y sus gobiernos) y soberanía social (la sociedad real, representada principalmente en las cámaras ).


Dar contenido a la institución monárquica – en las tareas de gobierno, dotando al Rey de Poder Reglamentario y haciendo que presida las cámaras  y las reuniones del Gobierno o Consejo de Ministros, asumiendo el derecho de veto ante las materias más graves, y absorbiendo además, el papel de instituciones como el defensor del pueblo u otras.

viernes, 30 de septiembre de 2016

VIGÉSIMA Y PENÚLTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA UNA JUSTA Y EFICIENTE GESTIÓN ECONÓMICA.


15. Para una justa y eficiente gestión económica

La Economía trata de medios – que no necesariamente son fijos e inmutables – y no de fines.

La Economía es una ciencia. Sobre las ciencias tienen que opinar los expertos y no los grupos políticos. Sin embargo la CTC considera la Economía como importante en cuando de ella dependen el bienestar, el mejor desarrollo de la vida de los ciudadanos la posibilidad de que puedan disfrutar de sus derechos fundamentales.

Los expertos en Economía se sitúan entre dos escuelas extremas: la que dice que debe ser dirigida por el Estado y la que defiende el libre mercado. El siglo XX nos ha dado suficientes ejemplos de los desastres a que lleva el control estatal de la Economía, no sólo en los países socialistas sino todos los que en un momento determinado han optado por un control estatal de algunos aspectos de la misma. Por otra parte, no podemos sino estremecernos ante las miserables condiciones de vida de los trabajadores, bajo la exclusiva ley del mercado, en determinados momentos de la historia.

La CTC rechaza la actividad del moderno capitalismo, cuyo fin es la apropiación del dinero con el endeudamiento perpetuo de la población y la consiguiente acumulación del poder, así como la economía de mercado sin limitación al bien común. También rechaza las soluciones de planificación central por lo que respecta a la propiedad, la asignación de recursos, la producción, y la distribución de los bienes y servicios.

La CTC opta por una economía libre, regulada por leyes morales, donde el poder civil reconoce y promueve la libertad de los agentes económicos, así como el acceso de todos los ciudadanos a la propiedad individual o comunal. En momentos de necesidad o crisis las instituciones políticas deben aplicar medidas proteccionistas, y limitar los excesos de la competencia imperfecta, siempre con carácter subsidiario.

Es importante la intervención del poder en la actividad económica para garantizar esa libertad impidiendo las prácticas abusivas de los poderosos (monopolios y oligopolios) y promoviendo la competencia perfecta allá donde no sea necesaria la protección que nos ocupa.

Rechazadas las soluciones marxistas, no podemos ignorar que los potentes grupos económicos dominan y han convertido en sus servidores a los partidos políticos turnantes, con las consecuencias que estamos padeciendo en la actual situación de crisis.

Por ello la CTC considera fundamental restaurar la Monarquía Tradicional, y los cuerpos intermedios de la sociedad. En ella el Rey, apoyado en los cuerpos intermedios, goza de poder efectivo sobre los grupos económicos. Ante esta imposibilidad, cualquier otro medio que la sociedad arbitre para la designación del Supremo Gobernante será válido, siempre que el elegido admita que el poder lo recibe de Dios y se comprometa a ejercerlo en su nombre, respetando los derechos de sus súbditos.

La riqueza es el resultado de la iniciativa empresarial y del trabajo intelectual y material. Pero no podemos olvidar la importancia de la acción de la Divina Providencia en su creación. La riqueza es base de una estabilidad social. Por eso debe llegar, en lo posible, a todos.

En el momento actual Chile en su desestabilidad social y económica, posee la tasa más alta de endeudamiento a nivel mundial (38 %) según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, seguido de Holanda, Noruega y Suecia.

La promesa liberal-socialista de un paraíso en la tierra nos ha llevado a intentar vivir con más que lo que realmente tenemos, tanto a nivel público, como a nivel privado.

La banca ha contribuido a ello dedicándose a prácticas que se apartan de sus primitivas funciones y han incidido en otras que suponen una aparente creación de riqueza, que se ha demostrado falsa.

Por otra parte, el enorme volumen que ha adquirido el aparato estatal (gobierno central, autonómicos, municipal, parlamentos, senado, etc.) con los escandalosos sueldos de quienes se integran en el mismo es una carga onerosa como nunca se ha dado en la historia ni hoy se da en países cercanos al nuestro, que perjudica seriamente nuestra economía.

Además, padecemos un sistema financiero que descansa sobre bases falsas e injustas que generan periódicas crisis, cada vez más acusadas.

1. Los bancos prestan el dinero procedente de los depósitos “a la vista”.

2. La moneda emitida por los bancos centrales carece de respaldo metálico.

La institución de la limitación de la responsabilidad de los socios a sus aportaciones (sociedades anónimas y de Responsabilidad Limitada) puede convertirse en un modo de eludir la responsabilidad individual en las actividades económicas.

15.01. La CTC defiende la libertad de actuación de las personas y grupos en la producción de la riqueza. La libertad debe de estar regulada por leyes morales.

15.02. La intervención del poder en la actividad económica debe limitarse a garantizar esa libertad impidiendo las prácticas abusivas de los poderosos (monopolios etc.).

15.03. Es necesaria una drástica y pronta reducción del aparato administrativo que gravita sobre nuestra economía.

15.04. Es necesario potenciar la construcción de centrales nucleares para lograr un mayor autoabastecimiento y abaratamiento de la electricidad. También reconsiderar, con criterios económicos, el aprovechamiento de las energías eólica y solar.

15.05. El Gobierno debe apoyar a las PYMES sobre todo en sus conflictos con las multinacionales.

15.06. La moneda circulante debe ser metálica o billetes que representen depósitos de metal precioso.

15.07. Se deben dar los pasos conducentes para que Chile recupere su soberanía que ha ido irremediablemente perdiendo.

15.08. Se debe dar mayor protagonismo a las sociedades de carácter personalista.


15.09. Es injusto el imponer a los ciudadanos cargas tributarias que no hayan sido aceptadas por las Cámaras, salvo casos excepcionales, como la defensa militar.

viernes, 23 de septiembre de 2016

DÉCIMA NOVENA Y ANTEPENÚLTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA DEFENDER NUESTRA PERSONALIDAD EN EL MUNDO.

14. Para defender nuestra personalidad en en mundo.

14.01. Chile , España y América tienen como punto de encuentro las comunes raíces cristianas. La ideología mundialista, actualmente de moda, nos parece vacua y, por ello, insuficiente. Se debe insistir sobre las “raíces cristianas” como uno de los signos de nuestra propia personalidad.

14.02. Chile tiene que defender su entidad en el mundo sin perder de vista su historia y tradición. Debe hacer valer esta historia como patrimonio propio. Las leyes que vengan contrarias a nuestra tradición cristiana deben ser rechazadas.

14.03. Denunciamos la actual ideología imperante como escandalosa que se ha creado en torno a los países de occidente.

14.04. Nuestra pertenencia a los países de América no puede hacernos olvidar nuestro lazo inquebrantable con la España Tradicionalista Monárquica e Imperialista, ni la condición hispana de Portugal, ni la imperiosa necesidad de reintegrarnos en una sola hermandad americana cuyos reinos nacieron bajo el solar español.

lunes, 19 de septiembre de 2016

DÉCIMA OCTAVA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA PROTEGER Y DAR A CONOCER NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL.

13. Para proteger y dar a conocer nuestro patrimonio cultural y natural

Proponemos coordinar a universidades, organismos técnicos y científicos, municipalidades, cámaras parlamentarias, asociaciones culturales, etc. en planes para la conservación y mejora del patrimonio cultural y artístico chileno.

Es necesario:

13.01. Implicar a particulares y empresas privadas en la promoción cultural y conservación del medio natural mediante una adecuada ley de mecenazgo.

13.02. Crear planes contra la desertización.

13.03. Una lucha eficaz contra los incendios forestales, y una persecución ejemplar contra los pirómanos.

13.04. Promover la creación de organismos técnicos de coordinación con el Ministerio del Medio Ambiente, abocados a la conservación de la naturaleza.


13.05. Evitar la masificación turística en las zonas de sol y playa, y es muy conveniente promover el turismo alternativo, por ejemplo monumental, cultural, natural, rural y deportivo.

viernes, 9 de septiembre de 2016

DÉCIMA SÉPTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA ORDENAR LA INMIGRACIÓN.

12. Para ordenar la inmigración

En los últimos años la inmigración ha pasado a ser uno de los fenómenos más inquietantes para la sociedad chilena. La inmigración no puede ser excusa para políticas de rechazo, ni para políticas multiculturalistas que intentan disolver el sentido de nuestra propia cultura. No se pueden promover políticas de miedo o racismo que engendran recelos hacia los inmigrantes, al igual que no se pueden permitir agravios con respecto a nuestros conciudadanos. Las políticas sociales deben ser proporcionadas y se deben evitar los abusos.

Todo hombre tiene derecho a emigrar, aunque toda sociedad receptora tiene igualmente derecho a proponer sus condiciones de aceptación. Un primer principio a aplicar en esta cuestión es el de la solidaridad. Este principio conlleva tanto a ser generoso en la medida de lo posible con el inmigrante, como realista en la capacidad de acogida de nuestra sociedad.

Los procesos de legalización y nacionalización no pueden estar condicionados por la presión migratoria.

Chile no puede ser uno de los países donde más fácil es obtener la nacionalidad.

Propuestas:

12.01. Toda política de inmigración debe ser canalizada a través de convenios internacionales que primen una inmigración laboral regulada por contratos. Las políticas de reagrupación familiar deben atender especialmente a los fraudes.

12.02. Las políticas de acogida laboral deberán centrarse en aquellos países que comulguen cultural y religiosamente con nuestra sociedad.

12.03. Las condiciones laborales para los inmigrantes deben ser las mismas que para los ciudadanos nacionales: derechos laborales, seguridad social y salario digno.

12.04. Se debe respetar la libertad de cada cual de adherirse al credo que quiera, pero no se permitirá ni promoverá el culto público del Islam, ni se fomentará su enseñanza en las escuelas públicas. Las costumbres islámicas deben subordinarse a nuestra tradición cultural cristiana y a nuestra legislación.

12.05. Se debe evitar un proceso de “guetización” de la inmigración. En muchos países europeos este fenómeno se ha convertido en irreversible. Las políticas municipales son fundamentales ya que pueden ordenar la localización de los comercios o sus horarios.

12.06. No se puede permitir la competencia desleal de los comercios inmigrantes para con los comercios nacionales.

12.07. Las políticas escolares deben contar con el beneplácito de los padres de los respectivos centros y no imponer falsas políticas de asimilación que sólo generan exclusiones sociales.


12.08. La nacionalidad sólo se puede conceder tras un largo proceso en el que el inmigrante demuestre su total integración en la sociedad y los antecedentes penales deben excluir de esta concesión. Por ello las políticas de repatriación, ante la inmigración ilegal, deben ser estrictas. En ningún momento se puede conceder el derecho al voto a la población que no esté nacionalizada.

viernes, 2 de septiembre de 2016

DÉCIMA SEXTA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA ATENDER LOS PROBLEMAS DE LA VIVIENDA.

11. Para atender los problemas de la vivienda

En términos de superficie Chile está más cerca de los países con más extensión territorial de América. Sin embargo nos encontramos con la paradoja de que su densidad de población es muy inferior a la de muchos otros países de su entorno. ¿Cómo explicar entonces que el acceso a la vivienda sea un problema en nuestro país?

La economía chilena durante las últimas décadas se ha basado en la edificación y en el consumo. 
La población acude allí donde hay trabajo, y éste se concentra en las grandes áreas metropolitanas, abandonando el campo y sin que se planteen alternativas viables al éxodo rural. Es en estas zonas periféricas de las grandes urbes donde se empiezan a desarrollar las nuevas barriadas que, tanto en el pasado como en el presente, alojan a los llegados de otras zonas de Chile

A nivel municipal, las municipalidades de las zonas más pujantes han jugado la baza de especular con el suelo, haciendo del proceso urbanizador un campo abonado para la corrupción. Frecuentemente han encontrado la complicidad de bancos y otras empresas que han inculcado el anhelo de la vivienda en propiedad con el correspondiente endeudamiento hipotecario.

Es necesario:

Ordenación del Territorio:

11.01. Implantar un sistema político legislativo que contemple el territorio en su totalidad, sin caer en reduccionismos sectoriales ni favorecer intereses particulares.

11.02. Lograr un crecimiento equilibrado a través de planes regionales mediante un Pacto de Estado sobre el Territorio con organismos estatales, autonómicos, municipales y comunitarios.

11.03. Prestar especial atención a los empresarios, fomentando la diversidad económica, la implantación de nuevas actividades en zonas con franco declive demográfico para alcanzar un equilibrio territorial.

Urbanismo:

11.04. Limitar la acción de las municipalidades en materia de gestión del suelo, dotándoles a su vez de instrumentos patrimoniales, o de herramientas fiscales, que les permitan una mayor independencia económica.

11.05. Equipar los nuevos desarrollos de forma que no sea imprescindible el uso del vehículo privado.

Vivienda:

11.06. Fomentar otras formas de habitación distintas de la propiedad, como el alquiler, la superficie, la propiedad limitada, la concesión administrativa, especialmente para colectivos con mayor dificultad para acceder a la vivienda.

11.07. Fomentar la adaptación de las viviendas para las necesidades y consumo energético de sus habitantes: familias, personas solas, ancianos, etc.

viernes, 26 de agosto de 2016

DÉCIMA QUINTA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA UN CORRECTO APROVECHAMIENTO DEL AGUA

10. Para un correcto aprovechamiento del agua

El agua es un bien vital y escaso en determinadas regiones de Chile, mientras es abundante en otras. Su uso racional orientado por las indicaciones de expertos en la materia y el trasvase desde las cuencas excedentarias a las deficitarias, es la solución para resolver graves problemas que afectan a amplias zonas de nuestra Patria.

El aprovechamiento del agua excedentaria en unas tierras, conduciéndola a otras donde puede ser el
motor de la agricultura, contribuirá a fijar en las mismas una población que, de otra manera se verá obligada a emigrar. Indirectamente paliará los problemas inherentes a las grandes aglomeraciones urbanas.

Ello significa que las obras de infraestructura necesarias superan las competencias de las distintas autonomías.

Es necesario:

10.01. Acometer la construcción de infraestructuras de almacenamiento (nuevos embalses y aumento de la capacidad de los existentes) y transporte del agua.

10.02. Aprovechar mejor el agua subterránea, abriendo nuevos pozos y evitando la sobreexplotación y salinización de los ya existentes.

10.03. Reducir la instalación de desaladoras a los puntos concretos donde su construcción y explotación proporcionen mejores resultados económicos que la aportación por conducción.

10.04. Emprender un programa de repoblación forestal intensiva. Ello porque además de otros benefi cios, favorece el ciclo de lluvias local.

10.05. La construcción de depuradoras de aguas residuales, tanto urbanas como industriales. Obligar a que el uso lúdico del agua (piscinas, instalaciones deportivas y lugares de ocio) se haga con agua depurada.

10.06. Dado que las redes municipales de distribución de aguas pierden en fugas una fracción muy importante del agua que conducen, es necesario que las municipalidades acometan una inversión seria en su reparación. En caso necesario la inversión ha de ser realizada subsidiariamente por las organizaciones regionales o por el Estado.

10.07. Promover una campaña de concienciación real entre la población sobre la escasez de agua, con orientaciones para su mejor aprovechamiento posible.

10.08. Que la gestión primera de los recursos hídricos sea encomendada a los cuerpos intermedios de la sociedad y a los técnicos expertos en la materia. Que se excluya a la casta política que no ha dudado en agitar todo tipo de miedos y rencillas entre chilenos, consiguiendo enfrentarlos en las distintas regiones.

viernes, 19 de agosto de 2016

DÉCIMA CUARTA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA MEJORAR LA JUSTICIA Y LA SEGURIDAD DE TODOS.

09. Para mejorar la Justicia y la seguridad de todos

Es necesario:

09.01. Frenar la exagerada tendencia a legislar sobre todo, que somete a norma jurídica toda
realidad social y aún personal .

09.02. Luchar implacablemente contra el narcotráfico, la pedofilia, y la “trata de blancas”.

09.03. Luchar implacablemente contra el terrorismo, penalizando los apoyos públicos a las bandas terroristas.

09.04. Mejorar las cárceles, evitando que se conviertan en escuelas de delincuencia, y facilitando a los reclusos la redención de penas por el trabajo y el aprendizaje de oficios.

09.05. Que los reincidentes cumplan las penas íntegras.

09.06. Garantizar la independencia del Tribunal Constitucional, de la Corte Suprema y del Poder Judicial, en su conjunto, para que cesen los escándalos de todo género derivados de la falta de independencia de los jueces.

09.07. Revisar la figura del Fiscal Nacional como directamente dependiente del Ejecutivo.

09.08. Dotar a los centros de administración de Justicia de los medios materiales adecuados para un funcionamiento correcto.

09.09. Un ejército profesional eficaz y dignificar la profesión castrense, debiendo revisarse la Ley de Carrera Militar.

09.10. Reconsiderar el acceso de la mujer a cuerpos militares de acción, a la vista de la experiencia obtenida y prescindiendo de principios de falsa igualdad.


09.11. Que los acuerdos internacionales de defensa garanticen la integridad del territorio chileno, en toda su expansión, insular y peninsular .

viernes, 12 de agosto de 2016

DÉCIMA TERCERA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA CONSEGUIR UNA SANIDAD EFICAZ Y HUMANIZADA.

08. Para conseguir una Sanidad eficaz y humanizada

La actual sanidad pública en Chile es herencia de un sistema que lo lastra con una excesiva
intervención del Estado, ineficiente, atentatorio a la dignidad del paciente y de una deplorable calidad que lo subyace muy por debajo de lo que ha sido el sistema de salud privado.

Las iniciativas en favor de la promoción de la salud y la atención al enfermo corresponden primaria y principalmente a los cuerpos sociales (organizaciones privadas, instituciones privadas, clínicas, hospitales clínicos, centros médicos, empresas aseguradoras, y recursos dedicados a producir actividades de salud. etc.). Los casos en que no llegue la iniciativa social serán atendidos, con carácter subsidiario, por la administración (el municipio, o el estado, según proceda) con criterios de calidad y eficacia.

Los servicios sanitarios básicos serán los mismos en todo el territorio chileno.

Es necesario

08.01. Propiciar una sanidad global, que contemple tanto los medios privados como públicos.

08.02. Potenciar los campos de la prevención y la educación sanitaria.

08.03. Defender los criterios de los códigos deontológicos de los profesionales de la salud. Respetar la objeción de conciencia de los profesionales, en tanto que instrumento provisional mientras no sean derogadas las leyes injustas que obligan a su recurso.

08.04. Reducir los criterios economicistas a su verdadero ámbito para la mejor gestión del gasto sanitario.


08.05. La mejora en el servicio prestado por la Sanidad Estatal, que no puede estar basada simplemente en el incremento de recursos públicos a su disposición, sino también en una concienciación social respecto al coste y escasez de dichos recursos y la necesidad de su uso racional por parte de las personas.

sábado, 6 de agosto de 2016

DUODÉCIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA POTENCIAR LA VIDA MUNICIPAL.

06. Para potenciar la vida municipal

Una gran parte de los asuntos que afectan a la convivencia se pueden resolver en el ámbito municipal. El  Estado liberal absorbente y centralista y los gobiernos autonómicos – sucursales e imitadores del primero – los han asumido indebidamente.

Por ello,

es necesario:

06.01. Entregar a las municipalidades todas aquellas competencias que pueden ser desempeñadas debidamente por los órganos municipales.

06.02. Lograr un paulatino acceso de las instituciones sociales a la representación política en un camino que conduzca a la plenitud de dicha representación social.

06.03. Desarrollar los recursos económicos propios, evitando que la vida municipal dependa de las subvenciones de las administraciones superiores y de los ingresos que reporta la edificación (burbuja inmobiliaria). Extremo éste que ocasiona el encarecimiento de las viviendas y es frecuentemente fuente de corrupción.

06.04. Flexibilizar el sistema electoral de las municipalidades dando paso a distintas modalidades que permitan una comunicación más fluida entre los concejales electos y el pueblo.

06.05. Adaptar las modalidades de elección a las distintas características de los municipios. Según se trate de municipios con barrios diferenciados, o formados por un núcleo compacto de tamaño reducido, municipios de gran población o megalópolis.


06.06. Favorecer una mejor distribución de la población en el espacio con medidas que, sin merma del principio de libertad, detengan el despoblamiento rural y fomenten la descongestión de los grandes núcleos urbanos.

viernes, 29 de julio de 2016

UNDÉCIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA HACER REALIDAD LOS DERECHOS DE LAS REGIONES, SIN OLVIDAR LA SOLIDARIDAD ENTRE " CHILE ".

05. Para hacer realidad los derechos de las regiones, sin olvidar la solidaridad entre “ Chile”

Es necesario:

05.01. Sustituir el concepto de ESTATUTO (cesión de competencias por parte del Gobierno Central, que está conduciendo a la ruptura de Chile) por el de FUERO (reconocimiento a las regiones y otros cuerpos intermedios de libertad para que resuelvan sus problemas internos). Así es posible la unidad en la variedad.

05.02. Que el Estado conserve sólo aquellas competencias que por sí solas no pueden desempeñar las regiones y los cuerpos intermedios. Que haga menos, pero mejor.

05.03. Que se facilite a las regiones vecinas una colaboración directa y fluida.

05.04. Que las regiones se responsabilicen del cobro y gestión de los impuestos, con el establecimiento de cupos a destinar al Estado u otros sistemas acordes al principio de subsidiariedad, en función de la idiosincrasia de las diferentes regiones y territorios.


05.05. Reconocer, guardar y revitalizar el derecho foral donde lo haya.

viernes, 22 de julio de 2016

DÉCIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA FORTALECER LA SOCIEDAD

07. Para fortalecer la sociedad

La revolución liberal abolió los gremios, cofradías y corporaciones de trabajadores, quedando éstos totalmente desamparados ante la voracidad de algunos empresarios. El ámbito de actuación de dichas corporaciones abarcaba: la defensa de los intereses de sus integrantes, su formación y calificación profesional, resolución de litigios entre ellos, su seguridad social, vigilancia sobre la calidad de los productos, etc.

La CTC comprende que una restauración de los mismos en su forma primitiva hoy es imposible. Sin embargo aspira a que resurjan y, adaptados a las circunstancias actuales, cumplan, en lo posible todas las funciones de aquellos de modo que el estado supla estas funciones subsidiariamente. La CTC aspira a que toda persona se desarrolle, e incluso se encuentre protegida, por una o más organizaciones pertinentes en las que desarrolla naturalmente su vida.

Es necesario:

07.01. Reconocer como interlocutores necesarios a las organizaciones de trabajadores, empresarios y profesiones liberales. Establecer cauces de diálogo entre ellas y la Administración en todos sus ámbitos.

07.02. Que en el momento actual estén presentes en el Senado con voz y voto. Cuando sea realidad la reforma constitucional que proponemos esa presencia la tendrán los Parlamentos.

07.03. Que cese la actual división de los trabajadores. Si las condiciones del trabajo son las mismas para todos, no es normal que ideologías que nada tienen que ver con el mismo les mantengan divididos, y en ocasiones enfrentados. Ello da lugar a la ineficacia de los actuales sindicatos que, en muchos casos, actúan como correas de transmisión de los partidos políticos.

2007.04. Que cese la ayuda económica del Estado a los sindicatos, porque es una manera innoble de corromperlos y tenerlos a su servicio.

07.05. Impulsar el desarrollo de la pequeña y mediana empresa mediante reducciones fiscales y créditos en cantidad suficiente.

07.06. Defender el valor de la propiedad privada como un derecho inalienable de la persona supeditado al bien común.

07.07. Reorientar la política de subvenciones; reducirlas exclusivamente a organizaciones que fomenten el bien común en cualquiera de sus aspectos en vez de favorecer a organizaciones disolventes o revolucionarias.


07.08. Respecto a estas subvenciones, la CTC prefiere que el Estado, en vez de distribuirlas a cargo de la Hacienda Pública, favorezca las donaciones directas desgravando a los particulares los fondos que destinen a tales fines.

viernes, 15 de julio de 2016

NOVENA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA MEJORAR LA REPRESENTACIÓN POLÍTICA DE LA SOCIEDAD.

Para mejorar la representación política de la sociedad.

Aspiramos a que la representación popular en todos los organismos deliberativos se haga orgánicamente. Tanto en el Senado de la República, como en la Cámara de Diputados y en las Municipalidades, los miembros de las mismas representarán a instituciones determinadas.

De ese modo los senadores, diputados y concejales estarán sometidos al mandato imperativo del grupo que representan. Serán remunerados exclusivamente por sus representados.

No podrán ocupar cargos parlamentarios quienes pertenezcan a órganos de la administración pública u ocupen puestos dependientes del gobierno.

La participación social y política no puede quedar reducida al día de las urnas.

No puede hablarse de una representación cuando

04.01. En tanto la representación se configura de forma orgánica, reformar el sistema actual mediante listas abiertas y desbloqueadas.

04.02. Disminuir la elección de senadores y diputados considerando todo Chile en sus 19 circunscripciones y 60 distritos.

04.03. La supresión de las candidaturas de partidos políticos en las elecciones municipales.

04.04. Reformar el Senado de modo que se convierta en una cámara de representación social: sindicatos, asociaciones profesionales, universidades, representantes autonómicos o locales, etc.

04.05. Que el Estado renuncie a su intervención en las instituciones sociales: cámaras de comercio, sector industrial y agrícola, confederación de pescadores, etc, el representado (o sea el votante) no tiene ningún medio de influir en la actuación de quien le representa. Por ello, el decir que los parlamentos actuales representan al pueblo es una falacia manifiesta.

Hoy no existe ninguna participación de la sociedad en la vida pública y sí un monopolio-tiranía de los partidos políticos.

El mandato imperativo imprescindible para que la representación sea efectiva no es posible de aplicar en el sistema actual.

Para paliar los males del sistema actual y mientras siga en vigor proponemos:

fundaciones, etc. Que donde han sido suprimidas, por disposiciones legales, se permita su reorganización. La pertenencia a dichas asociaciones debe ser voluntaria.

Dicha fundación si bien su orientación-como personalidad jurídica- es sin ánimo o fines de lucro, debe contener un patrimonio propio con aporte de sus fundadores, que su principal frente de acción sean sus actividades comerciales lucrativas necesarias para el cumplimiento de su objetivo social definitivo.

viernes, 8 de julio de 2016

OCTAVA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA DIGNIFICAR LA VIDA POLÍTICA.

03. Para dignificar la vida política.

Por una auténtica política

El “Juicio de Residencia” existente en Chile en la época  tradicional -pre independencia-, consistía en que al cesar en un cargo, los funcionarios debían de dar cuenta de cómo lo habían ejercido y justificar las variaciones experimentadas por su fortuna personal. Fue suprimido por el liberalismo.

Es necesario:

03.01. Un control eficaz anticorrupción. Que los cargos públicos sean objeto de auditorías al inicio y final de sus mandatos, al modo de los antiguos “Juicios de Residencia.”

03.02. Que los puestos de la administración que requieran una dedicación ”a tiempo completo” sean desempeñados por miembros de cuerpos profesionales. En dichos cuerpos se ingresará por oposición.

03.03. Que los cargos políticos de elección popular  remunerados mediante un sueldo se reduzcan al mínimo y solamente en casos justificados. Los demás solo podrán percibir dietas como compensación.

03.04. El poder administrativo debe ser independiente del legislativo. Por tanto, ningún miembro del parlamento podrá ser, a la vez, miembro del Gobierno.

03.05. Que haya austeridad y contención del gasto público, especialmente de la deuda.

03.06. Que haya transparencia en la administración de los fondos públicos.

03.07. Controlar la financiación de los partidos políticos. Que se mantengan económicamente por las cuotas de sus socios o por donativos. No podrán recibir fondos públicos, ni de fundaciones privadas asociadas a partidos políticos.

03.08. Lo mismo se aplicará a los sindicatos.

03.09. Garantizar la independencia de la Contraloría General de la República y de la Corte Suprema, desvinculando a los Consejeros y Ministros de su nombramiento o acuerdo  por el sistema parlamentario.

03.10. Que las instituciones legislativas oigan a los cuerpos sociales, paso previo para impulsar el camino de la representación política de estos, hasta que dicha representación sustituya totalmente a la partitocracia.

viernes, 1 de julio de 2016

SÉPTIMA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. POR UNA EDUCACIÓN EN PRINCIPIOS.

02. Por una educación en principios


En Chile el Estado monopolizador de la enseñanza es un problema fundamental y una amenaza permanente a la que hay que enfrentar. El liberalismo fue el causante inicial del secuestro de la enseñanza que ha consolidado el socialismo. El que hoy se persista en los mismos principios liberales agravados por el férreo control social-marxista impide la superación del problema y la consecución de una educación adecuada.

Antes de la revolución liberal, existían instituciones de enseñanza en todos los niveles. Habían sido fundadas por iniciativa social y poseían bienes cuyas rentas garantizaban su pervivencia. La enseñanza era gratuita.

De esos bienes se apoderó el estado liberal. Con ello suprimió lo existente y nació el Estado pedagogo monopolizador de la enseñanza. El poder civil debe poner las condiciones para que las personas puedan vivir rectamente sin dificultades, y no proponerse educar a las personas.

Es necesario:

02.01. Aspirar a la libertad de enseñanza, que comprende la creación de centros, el establecimiento de planes de estudio y la expedición de títulos. La validez de los títulos para ejercer una profesión será reconocida por el Colegio o corporación profesional correspondiente.

02.02. Denunciar la sistemática corrupción de las costumbres propiciada por los medios de comunicación, en especial por la televisión.

02.03. Una aplicación rigurosa de la legislación vigente en materia de protección del menor, publicidad y monopolios de medios de comunicación.

02.04. La promoción de valores humanos, acordes con la ley natural en la educación y desde los medios de comunicación.

02.05. Que el Estado renuncie a sus campañas de perversión de la adolescencia que fomentan una falsa “educación sexual” que desprecia la castidad y la fidelidad matrimonial.

02.06. La defensa del derecho de los padres a elegir y vigilar la educación de los hijos, así como de la lengua en que desean sea impartida, reafirmando la función subsidiaria del Estado, o de los gobiernos autonómicos, en la educación.

02.07. Rechazar toda limitación por parte del Estado del derecho de los padres a concebir y educar a sus hijos. Rechazamos las pretensiones del Estado de constituirse en maestro de moral.

02.08. Lograr un equilibrio técnico-científico y humanístico en los estudios.

02.09. Incluir la formación religiosa y moral para todos los alumnos respetando siempre los acuerdos firmados entre la Iglesia y el Estado .

02.10. Que se haga realidad la autonomía de los centros de enseñanza, reconocida por la legislación actual y amenazada por las injerencias del Estado.

viernes, 24 de junio de 2016

SEXTA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. PARA DEFENDER LOS DERECHOS DE LA PERSONA Y LA FAMILIA.

01. Para defender los derechos de la persona y la familia. Por la dignidad del ser humano, hijo de Dios, sea no-nacido, niño, adulto o anciano; sea sano o enfermo; sea hombre o mujer; sea chileno o extranjero, es preciso:

01.01. Derogar toda ley de despenalización del aborto, que atenta contra el derecho a la vida.

01.02.
Derogar las leyes que autorizan la fecundación in vitro, la manipulación de embriones, los
intentos de clonación humana y otras que atentan contra la dignidad de la persona humana.

01.03. Derogar las leyes que regulan el falsamente llamado matrimonio entre homosexuales.

01.04. Ayudar a la integración de ancianos y minusválidos en sus familias.

01.05. Dignificar las jubilaciones. Para ello el estado permitirá a la Sociedad (asociaciones laborales, gremios,colegios profesionales, etc.) intervenir en la gestión de las mismas.

01.06. Perseguir y reprimir la pornografía, especialmente la infantil, la corrupción de menores y la trata de blancas.

01.07. Respetar la dignidad propia de la mujer, como madre o trabajadora, sin instrumentalizar ni politizar su figura, ni caer en prejuicios ideológicos.

01.08. Para devolver a la familia, basada en el matrimonio indisoluble por derecho natural de hombre y mujer, el protagonismo social, es preciso:

801.08.01. Facilitar el acceso de los matrimonios jóvenes a la vivienda.

01.08.02. Introducir mecanismos en el IRPF que tengan en cuenta la carga económica que suponen los hijos y facilite una compensación adecuada, en forma de reducción.

01.08.03. Suprimir el impuesto de sucesiones, para fomentar la estabilidad de la familia.

01.09. Sólo la unión indisoluble entre un hombre y una mujer tendrá la condición de matrimonio.

01.10. En este matrimonio (canónico) será de preferente aplicación el derecho canónico al del Estado.

01.11. La legislación matrimonial no tendrá carácter retroactivo.

01.12. Revisar la legislación respecto a los matrimonios separados y sus familias de modo que no ocurra como en la actualidad, en que la situación de divorciado supone determinadas ventajas (fiscales, elección de colegio para los hijos, etc.).


01.13. Es responsabilidad del gobierno, en tanto son corregidas las cargas fiscales y laborales que pesan sobre las familias, promover la natalidad y facilitar que éstas puedan desarrollar sus funciones naturales.

viernes, 17 de junio de 2016

QUINTA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. REY.




- Rey -
La monarquía es el régimen que mejor se acomoda a la esencia del poder político por sus características de unidad, continuidad e independencia, y para Chile, es la que legitimó su nacionalidad, trayendo durante su período de conquista, los conocimientos para su progreso económico, intelectual, cultural, artístico, literario y científico, y la concesión de mayor relevancia que se hizo en aquel período, fue la evangelización a través de la entrega de las órdenes mendicantes abriendo el camino a su cristianización, engrandeciéndose el reino,  a diferencia con su marcado retroceso durante el período pre-hispánico y decadencia en su nuevo período de independencia. Se adapta mejor a su idiosincrasia manifestada por su historia. 

El concepto de monarquía va unido al de su legitimidad, pero la vacancia actual en la Dinastía carlista no puede hacer variar al tradicionalismo de sus convicciones monárquicas.

En la monarquía, el rey es el depositario de la soberanía política del Estado; pero el calificativo tradicional que se le une, significa que, el poder que ostenta está limitado por arriba, por las leyes naturales y divinas que no puede traspasar, y por abajo, por la soberanía social que las Cortes representan.

El ejercicio de la soberanía política se distribuye en tres funciones independientes entre sí, pero coordinadas en su titular, el rey: la legislativa, la judicial y la de gobierno o administración.

La función legislativa la ejerce el rey con la asistencia de las Cortes. La composición de Estas plantea el problema de la representación social en las mismas.

Por principio la representación no puede ser por partidos porque éstos no reflejan la estructura social sino los intereses políticos de los grupos que buscan el acceso al gobierno y lo que las Cortes significan es precisamente la contraposición de la sociedad al poder, para que las leyes que se dicten y que aquella tiene que cumplir lo sean con su colaboración y conformidad.

La representación será pues de aquellas asociaciones y corporaciones (territoriales e institucionales principalmente) en las que la sociedad se organiza espontáneamente en su variedad y que expresan la vivencia de los problemas que la ley debe regular o dar solución en su caso.

La función judicial se ejercita en nombre del rey, pero se aplica, por su carácter eminentemente jurídico, por un cuerpo de magistrados, peritos en derecho, que una vez nombrados se independizan hasta el punto de dirimir las contiendas que surjan con el mismo rey, sujeto a la ley igual que sus súbditos. Se suprime el ministerio de justicia, para asegurar la total imparcialidad de la función.

La función administrativa (la llamada ejecutiva en el sistema liberal) se lleva a cabo por el gobierno, cuyo presidente es libremente elegido y depuesto por el rey, no necesitando sus decretos llevar la firma regia.

La labor administrativa es la diaria de gobierno de la nación, sobre la que no puede trazarse una trayectoria predeterminada y su iniciativa o respuesta corresponde a la coyuntura circunstancial del momento, dentro del cuadro constitucional y del propósito del bien común de los administrados.

El gobierno se distribuye en ministerios especializados, cuyos miembros designa el presidente y para cuyas decisiones básicas se necesita el informe preceptivo de los diferentes consejos, según la distribución de competencias.

Al rey le corresponde la dirección de la alta política nacional y el mantenimiento del esquema constitucional de Dios, Patria, Fueros, Rey, que es por su propia enunciación inalterable. Está asistido de un consejo real y puede llamar a consulta a los presidentes de las cortes, de la justicia y del gobierno. Si el rey es el que se desvía del ideario indicado, decae de su soberanía y surge en el pueblo el derecho de rebeldía.

viernes, 10 de junio de 2016

CUARTA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE - FUEROS.


El fuero representa el reconocimiento del derecho preferente
e inviolable de la persona humana y de sus asociaciones na-
turales de carácter territorial o institucional a ser respetadas
en su intimidad y en las atribuciones que le son necesarias
para el cumplimiento de sus fines privativos.
El primer fuero es el del hombre en cuanto la dignidad de
su persona así lo exige, hijo de Dios, creado a su imagen y
semejanza para un fin sobrenatural y para cuya defensa y
protección se constituye la sociedad y el Estado. Los dere-
chos personales del hombre son fundamento de su libertad.
Pero al hombre aislado le es muy difícil ejercitar sus dere-
chos y cumplir sus fines y por eso, las agrupaciones que
para conseguirlo realiza con otros hombres, gozan también
del mismo fuero ante el Estado. Es el ejercicio del derecho
de asociación, de carácter íntimo (matrimonio y familia), te-
rritorial (municipio, región) o institucional (enseñanza, traba-
jo, profesión, mercado, sindicato, etc.).
Estas asociaciones son reconocidas por el Estado el cual no
se inmiscuye en su nacimiento, atribuciones y funcionamien-
to, ya que tienen una esfera de competencias anterior a él y
en muchos casos superior, la que no desaparece al nacer el
Estado, precisamente para coordinarlas no para suprimirlas,
y que por tanto permanecen y deben continuar.
Frente al derecho omnipotente del Estado, tal como lo for-
mula la democracia (ley de las mayorías) o el totalitarismo
(de signo marxista ), el tradicionalismo enuncia el
principio de la soberanía social que debe ser respetada por
la soberanía política del Estado, lo que equivale al fuero y a
los principios de subsidiaridad y de los cuerpos intermedios
del derecho público cristiano. Hay que procurar más socie-
dad y menos Estado.

viernes, 3 de junio de 2016

TERCERA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE: PATRIA

Chile, patria común de todos los chilenos, expresada
en su doble continuidad histórica y territorial, es única e in-
divisible. La continuidad histórica, elemento espiritual de la
patria, se manifiesta por la tradición, que ha definido su pe-
culiaridad diferencial a través de los siglos y que no puede
desconocer, sin negarse a sí misma como nación.
La unidad irreversible de la patria no supone uniformidad de
la misma. Chile  está constituído por distintas regiones cuya
personalidad no ha desaparecido al integrarse históricamente
en una entidad superior. Las regiones conservan sus pecu-
liaridades propias, que enriquecen la patria común, así como
sus facultades autárquicas o de gobierno, su «fuero», que no
sólo no impide, sino que refuerza aquella unidad.
Seguir atentos a las próximas publicaciones.

viernes, 27 de mayo de 2016

SEGUNDA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE: IDEARIO- DIOS


I. El Carlismo proclama como base sustancial de su Idea-
rio político su fe en Dios Creador, Señor y Legislador tanto
de los individuos como de las sociedades; en la Realeza de
Jesucristo, fundamento de toda legítima autoridad, y en la
Iglesia Católica, por El fundada, única verdadera.
II. En su consecuencia, asume el Derecho Público Cristiano
integrado por el Derecho Natural, la Revelación y el Magis-
terio de la Iglesia, al que, bajo su exclusiva responsabilidad,
ajustará sus normas de gobierno.
III. Por ello el Carlismo, consecuente con el ideal de NADA
SIN DIOS proclama que no sólo al hombre sino también a
toda organización social o política alcanza la obligación de
cumplir los deberes para con Dios y con la Religión verdade-
ra, por lo que el Estado debe:
a) Reverenciar públicamente a Dios como Supremo Señor y
Legislador y profesar la Religión Católica, única verdadera
y que además ha sido elemento determinante de nuestra
nacionalidad, vínculo supremo de unidad de los pueblos hispano-americanos e ideal de su proyección en la historia universal.
b) Conformar las leyes y actos de gobierno a los principios
naturales y cristianos enseñados e interpretados por el ma-
gisterio auténtico de la Iglesia Católica, procurando la ins-
tauración de estructuras políticas y sociales que, sirviendo al
bien común temporal, faciliten al hombre la consecución de
su fin último sobrenatural.
c) Preservar la general creencia religiosa del pueblo chileno
frente a los ataques que puedan menoscabarlo, sin perjuicio
del debido respeto a los legítimos derechos de la persona y
de los criterios que se deriven de las realidades sociológicas
de la nación y en última instancia del bien común de los chilenos y de la Iglesia Universal.
IV. El Estado y la Iglesia, como sociedades perfectas y so-
beranas en sus respectivos órdenes natural y sobrenatural
concordarán, mediante los protocolos e instrumentos jurídi-
cos idóneos sus mutuas relaciones y su respectiva interven-
ción y competencia en aquellas materias en las que conflu-
yan aspectos e intereses temporales y sobrenaturales.
Seguir atentos a las próximas publicaciones.

viernes, 20 de mayo de 2016

PRIMERA PARTE DEL PROGRAMA POLÍTICO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. EL CARLISMO TRADICIONALISTA ES

Un intento serio e ilusionado de recuperar el pensamiento tradicional chileno, que se sustenta en el Derecho Público Cristiano, para dar respuestas constructivas a las necesidades actuales, y de siempre, de la sociedad chilena. Si bien las circunstancias cambian, los principios son permanentes. 

Quienes formamos la CTC queremos ofrecer un proyecto coherente con una cosmovisión cristiana. No es nuestra intención monopolizar o reclamar la exclusiva de la Doctrina Social de la Iglesia sino promover el bien común desde la Verdad. Nuestro lema NADA SIN DIOS así lo proclama. 

En nuestra actividad política será siempre prioritario defender la autonomía de los cuerpos sociales (familias, municipios, regiones, grupos profesionales y laborales, instituciones docentes, etc.) frente a las intromisiones del Estado. MÁS SOCIEDAD, MENOS ESTADO. 

Respeto, libertad, responsabilidad, participación, sentido común y honradez son los que hace suyos la COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA DE CHILE. Principios que, junto a las propuestas que sintéticamente enumeramos a continuación harán posible la nueva política que Chile necesita. 

Seguir atentos a las próximas publicaciones.

DISTORSIÓN DEL CONCEPTO " CABILDO "



martes, 17 de mayo de 2016

EL PROCESO REVOLUCIONARIO.

"La Revolución consta de tres fases: la emancipación religiosa, iniciada por Lutero; la emancipación política, preconizada por Rousseau; y la emancipación económica, de Carlos Marx. Las tres etapas parten del postulado liberal de la autonomía del hombre" (Plan General de la Ordenación Social, Comunión Tradicionalista, 15 de octubre de 1950). 

domingo, 15 de mayo de 2016

LA LEGITIMIDAD DE LOS CABILDOS HISPÁNICOS FRENTE A LA ILEGITIMIDAD DE LOS CABILDOS DEL NUEVO PROCESO CONSTITUYENTE.

LA LEGITIMIDAD DE LOS CABILDOS HISPÁNICOS FRENTE A LA ILEGITIMIDAD DE LOS CABILDOS DEL NUEVO PROCESO CONSTITUYENTE.

Institucionalidad de los Cabildos

La institucionalidad de los cabildos hispánicos se remonta a la conquista de España, de allí provienen, de los ayuntamientos medievales de España, fueron órganos de cooperación de la monarquía hispánica que contribuyeron a la unidad y engrandecimiento del Imperio Español y de sus reinos. Una de las prerrogativas  que tenían era darle a los habitantes de las ciudades la oportunidad de elegir a sus regidores y alcaldes,  para que éstos velaran por la administración de sus comunidades  y las legislaran . A la llegada de los primeros conquistadores a América,  los cabildos habían perdido muchas de sus concesiones porque las amplias atribuciones que se les había dado habían pasado al monarca.

Origenes

Sus orígenes se refiere  cuando se instalan en las tierras conquistadas y mantienen un nexo con  la fundación de  las primeras ciudades hispánicas del siglo XVI, es así que los fundadores de ciudades guardan las atribuciones que tenían, pudiendo elegir entre los que estaban a su servicio en la misión de conquista, a los regidores y alcaldes que conformarían los nuevos cabildos.

Primeras leyes dictadas

Entre las primeras leyes dictadas, está la sumisión de los cabildos a la autoridad nombrada por el Rey de España, pretendiendo con esta medida nivelar sus atribuciones con los ayuntamientos peninsulares, pero posteriormente los reyes se convencen  que, atendida la enorme distancia de los territorios de ultramar, resultaba mayormente aconsejable darles plena autarquía, pero no autonomía, dado  que ésta era  atribución exclusiva del Rey.

Por lo tanto,  es inapropiado, una adulteración  de la historia y  una injuria al gran legado español, emplear el término "cabildo" al nuevo proceso constituyente, ya que éste está inmerso en una República marxista, destructora de la unidad nacional, sin ninguna vinculación con los procesos de estabilidad,  de unidad y de legitimidad que fueron las atribuciones y desarrollo de los cabildos hispánicos.




sábado, 14 de mayo de 2016

EL ERROR POLÍTICO DE LOS 8 CONCEPTOS DEL PROCESO PARA LA NUEVA CONSTITUCIÓN.

EL ERROR POLÍTICO DE LOS 8 CONCEPTOS DEL PROCESO PARA LA NUEVA CONSTITUCIÓN.

1- Educación Cívica y Constitucional

A modo de preparación para el proceso constituyente se llevarán a cabo una serie de instancias de formación ciudadana en temas cívico-constitucionales. De este modo se busca garantizar la participación informada de todos los chilenos y chilenas.

RESPUESTA: Es imposible convocar a la ciudadanía a impartirle formación en temas cívico-constitucionales, a fin de que concurran a la preparación del proceso constituyente, limitándome  a decir que esto es un volador de luces, nadie explica el sentido racional de esta medida, quiénes y a quiénes impartirán estos cursos, el costo de los mismos, y dónde, cómo y dónde se pondrán de acuerdo millones de chilenos para poner sus acuerdos y firmas a esta nueva carta constitucional. Sus supuestos profesores estarán tan perdidos en estas materias, que se puede concluir qué  alumnos saldrán de estos locales de instrucción. Cristián Poblete Rivas

2- Diálogos Ciudadanos

Comenzarán en octubre de 2015 y tendrán tres niveles: comunales, provinciales y regionales. De estos diálogos surgirán las “Bases Ciudadanas para una Nueva Constitución”, documento que será entregado a la Presidenta y, con él como base, se formulará un proyecto de Nueva Constitución.

Para asegurar que los diálogos se lleven a cabo de manera efectiva y transparente estos serán observados por un Consejo Ciudadano de observadores.

RESPUESTA: Este gobierno muestra una vez más  su irresponsabilidad e incapacidad de preparar una nueva constitución política por sí mismo, delegando tan delicada materia en los " Diálogos Ciudadanos" cuya laboriosidad se confeccionará, nada menos, por sectores que carecen de una formación política seria y altruista, lo que desembocará en un texto lleno de taras y errores de magnitud,  arriesgando la estabilidad  Constitucional de la República dada por la constitución de 1980. Con seguridad que los observadores serán partícipes del gobierno, porque sólo ellos pueden creer en tan desastroso proyecto. Cristián Poblete Rivas

3- Consejo Ciudadano de observadores

Estará integrado por representantes de la sociedad civil, serán nombrados por la Presidenta Bachelet y su misión será velar para que los Diálogos Ciudadanos se realicen de manera libre, transparente y sin presiones.

RESPUESTA: Seguramente los representantes de la sociedad civil serán de la concertación de partidos y adictos al gobierno actual,  nombrados por el gobierno, de formación marxista-leninista, que ya tienen a la República por el suelo. Es evidente que sus observadores serán ellos mismos  quienes harán su gestión en total libertad con la finalidad de terminar destruyendo el orden constitucional, o lo que queda de él. Cristián Poblete Rivas


4- Reforma Constitucional

La Constitución chilena no contempla un mecanismo de reemplazo de la misma. Por esto es necesario modificar la actual Constitución para hacer posible el proceso legislativo que implica una Nueva Carta Fundamental.

Esta reforma se enviará al Congreso durante el segundo semestre del 2016. Los parlamentarios votarán a favor o en contra del proyecto que contiene (1) la modificación a la Constitución actual y (2) los mecanismos propuestos por el Ejecutivo para la discusión de su reemplazo (ver puntos 5-8).

RESPUESTA: Es improcedente, innecesaria e ilegítima  la modificación de la Carta Fundamental, por las razones dadas anteriormente. Cristián Poblete Rivas

5- Comisión Bicameral

Es uno de los mecanismos propuestos para procesar y debatir el proyecto de Constitución que enviará la Presidenta al Congreso. Esta comisión constaría de representantes de ambas cámaras del Congreso, es decir, de diputados y senadores.

RESPUESTA: Esta comisión bicameral sólo beneficia a este gobierno, donde tiene mayoría, cuyos representantes carecen de una orientación política legítima que  permita el rechazo total de este proyecto constitucional-revolucionario, de una peligrosidad pública como nunca vista antes en la historia política del país. Cristián Poblete Rivas

6- Convención Constituyente mixta

Es la opción intermedia para procesar y debatir el proyecto de Constitución que enviará la Presidenta al Congreso. Recibe el nombre de “mixta” porque estaría integrada tanto por parlamentarios como por representantes de la sociedad civil.

RESPUESTA: Por parlamentarios y representantes de la sociedad civil, adictos al gobierno , lo que le resta total imparcialidad y legitimidad a este proyecto. Cristián Poblete Rivas

7- Asamblea Constituyente

Es otro de los mecanismos posibles para procesar y debatir el proyecto de Constitución que la Presidenta enviará al Congreso. Los parlamentarios votarán entre esta o las dos opciones anteriores para llevar reemplazar la Carta Magna de nuestro país.

RESPUESTA: A tal grado de inutilidad ha llegado la obra de este gobierno, que necesita una asamblea constituyente para la confección de una nueva constitución, donde se procesarán y discutirán sus acuerdos. Entonces  entre miembros del gobierno y parlamentarios adictos al gobierno, no existe políticamente gente preparada para  resolver sus modificaciones a la Carta Fundamental que necesita asesorarse de comunidades que están en la calle no  consagradas  a la política,  lo que lleva al proyecto al fracaso de antemano y a su inadmisibilidad de convocación. Cristián Poblete Rivas

8- Plebiscito ciudadano

En el caso de que el Congreso así lo decida o no llegue a consenso sobre qué mecanismo se empleará en la discusión de la Nueva Carta Fundamental, se llevará a cabo un plebiscito para que la ciudadanía decida entre una Comisión Bicameral, una Convención Constituyente Mixta o la Asamblea Constituyente

RESPUESTA: Convocar a un plebiscito para resolver tan delicado asunto, es lo mismo-con otro nombre- que convocar a una asamblea constituyente, ambos casos resultan inadmisibles porque las masas carecen de una  preparación suficiente para entrar de pleno a la modificación de una Carta Fundamental. Cristián Poblete Rivas